Publicado por el ago 12, 2015 en Últimos trabajos | sin comentarios

Dicen que la primera impresión es la que cuenta, y sin duda esta ciudad nada más verla te enamora

 

Si bien es cierto que la llegada a la estación de autobuses, te produce un efecto de caos, de bullicio de locura y cierta desorganización  en el momento que consigues encontrar el metro, la situación cambia radicalmente.

Un consejo fundamental es llevar algo de dinero ya cambiado, pues en la estación no se encuentran oficinas de cambio, debiendo hacerlo en los cajeros automáticos, muchos de ellos fuera de servicio y otros sin efectivo.

En el metro  tienes dos opciones o comprar "tokens" ( unas monedas de plástico) o la más recomendable sacarla tarjeta de abono y recargarla. Es como otras muchas cosas en Estambul, muy barata y le sacarás rendimiento, sirviendo también para los tranvías de la ciudad.

Nosotros nos bajamos en la estación de Aksaray y caminamos unos 25 minutos por la céntrica avenida de Ordu, pues nuestro hotel se encontraba a escasos metros de Sultan Ahmed.

Este paseo ya nos permitió entrar en contacto con la ciudad, sus gentes y sus monumentos y darnos un desayuno digno de sultanes, en una refinadísima cafetería por poco más de 4 euros para los tres.

 

  • Beyaziit Camí
  • Nuruosmaniye Mosque

Una de las cosas que más me impresionó de la ciudad fue la torre de Constantino I que con sus 2000 años aún sigue vigilando la vida de la urbe. La sensación de tranquilidad, quizás debida al ojo vigilante que el emperador nos legó te acompaña durante tu estancia, pese a estar la situación política en esos días alterada, y las fuerzas de seguridad en estado de alerta por atentados, tras el confrontamiento la semana anterior con el Estado Islámico y en luchas con los kurdos. A la entrada de todos  monumentos y bazares fuerzas de seguridad vigilaban y hacían pasar por un scanner portátil los bultos y equipajes de las personas que accedían  a los mismos.

 

  • Columna de Constatino I
  • Türk Ocağı Kültür Sanat Merkez
  • Kapalıçarşı Nuruosmaniye Kapısı
  • Kapalıçarşı Nuruosmaniye Kapısı

Y antes de comer estupendamente en un recoleto restaurante, situado en una primera planta y sin publicidad exterior que un nativo nos recomendó, fue inevitable resistirse a la tentación de visitar el gran bazar

 

Y para finalizar por hoy una curiosa imagen encontrada en el bazar