Publicado por el dic 30, 2016 en Salidas | sin comentarios

El Mercado de Bolhão es una de esas visitas que no puedes perderte en tu viaje a la ciudad lusa. No te dejará indiferente, o te encantará o te horrorizará, pero sin duda es de lo más real que te puedes encontrar en la ciudad.

Acceder a él es muy fácil, está en el centro de la ciudad, y cuenta con su propia estación de metro, por lo que no hay disculpa para perdérselo.

Además en su interior dispones de varios locales donde poder comer, a unos precios más que asequibles, en un ambiente calmado dentro de la siempre bulliciosa ciudad de Porto. La comida es casera, pero de buena calidad y muy agradable sabor

20161214_1332411-copia

Los bolos de bacalhau son sin duda de los mejores que he probado en Portugal, y las tripinhas (callos)  te sorprenderán gratamente, además de algún pescado fresquísimo de los que venden en el propio mercado.

También te sorprenderán otras muchas cosas, como la carnicería que al igual que en la plaza de abastos de mi pueblo hasta hace pocos años, en la que tienes a los animales vivos y en jaulas, y la carnicera que es la decana del mercado y un derroche de simpatía y amabilidad, te preparará aquellos que hayas elegido. Hoy puede sorprendernos, incluso a algunos escandalizarnos, pero esto fue lo habitual en nuestras ciudades hasta no hace tanto.

img_0375-copia

Los puestos de frutas y hortalizas son los predominantes del mercado, y nos desbordan con su colorido y enormes cantidades, destaca también la presencia de flores y plantas, aunque el día que yo estuve, los puestos de flores no estaban abiertos en su totalidad.

img_0408-copia

 

 Me comentan que es muy simpático ver como cortan las berzas con un viejo motor de lavadora y una cortafiambres, pero no tuve la oportunidad de verlo 

 

Hay que ser prudentes usando la cámara pues muchos puestos tienen indicaciones de que no permiten fotografías y hay que respetarlo

Otro aspecto destacado son las pescaderías , muy abundantes también, en las que además de disfrutar visualmente con pescados poco habituales ya en nuestros mercados, podremos comprarlos a precios muy asequibles, siendo pescados de la máxima frescura y calidad.

Hay varios puestos que prohíben hacer fotos, aunque en algunos previa petición de permiso me lo concedieron igualmente.

 

Puede ser el momento para hacer la compra de la cena del día, recomendando especialmente, los caraphau ( chicharros) y el bocarte

Y para finalizar recomendar como no podía ser menos, sus panaderías y confiterías, donde podremos llevarnos de los mejores panes artesanos y las numerosas  y tradicionales delicatessen portugueses de doseria

img_0357-copia

img_0358-copia