Publicado por el ago 20, 2013 en ¿Por qué se hizo así? | 4 comentarios

 

Los fuegos artificiales siempre me han atraído y ya desde la época analógica realicé mis pinitos con ellos.Son muchas y de diferentes ciudades y entornos las diapositivas que poseo de este tipo de fotografía. Cuando adquirí mi primera "bridge" intenté  hacerme con algunas tomas en digital y llevé una gran decepción. No se podía utilizar la misma sistemática que en analógico, y todos los fotogramas debían realizarse a "ojímetro" para intentar encontrar la velocidad de disparo.

Hace cuatro años cuando pasé al mundo de las reflex digitales pensé que me iba a resultar más fácil pero fue otro error de apreciación. Si bien es cierto que ya con la Fuji S5 PRO las tomas tenían una calidad mucho más elevada, no acaba de conseguir lo que buscaba (Fotografías del segundo marco en vertical) .

Esta vez acompañado de Iván García, Jesús González y Eva traté de pasar una noche de Begoña divertida e intentando con la funcionalidad de la Canon 5D Mark II y algún truquillo realizar el tipo  tomas que tan fácil me resultaban en analógico.

Lo primero que hay que hacer es conseguir un lugar donde colocarte, que te permita establecer firmemente el trípode ( por eso las tomas en arena son más comprometidas) y en el que preferiblemente y supuestamente  nadie vaya a ponerse delante una vez comenzado el espectáculo. Esto es así, porque lo primero que tendremos que hacer es realizar el enfoque, tema que con luz y antes del comienzo del espectáculo puede ser complicado, pero una vez que las luces se apaguen puede volverse una misión casi imposible. Aprovechamos además para comprobar el encuadre y  la medición de velocidades pues inevitablemente alguna luz quedará encendida, y algún edificio del primer plano saldrá en la toma por lo que deberemos tener más o menos controlado ese tiempo.

Medición,enfoque y encuadre

Toma realizada para enfoque,encuadre y medición

En esta primera toma utilicé un f8 que es una focal que nos permite una aceptable profundidad de campo sin tener unas exigencias de luz demasiado elevadas, y un tiempo de exposición de 15 segundos. Con este tiempo comprobé que para tomas sencillas era demasiado elevado, tendría que bajarlo a unos 8 segundos, siendo ideal para las tomas "complejas" que más adelante comentaremos.

El enfoque lo hay que realizar lo más próximo posible a los fuegos, por lo que si vemos desde donde son lanzados, podemos intentar enfocar a esos puntos ( suelen tener unas luces para que los operarios se guíen antes del comienzo del espectáculo) o si no como en este caso al punto que nos parezca más próximo como sería el edificio del fondo. 

El encuadre debe ser amplio, pues no es fácil imaginarse a priori hasta donde va a subir los cohetes y evitar así fallos como la siguiente toma que os muestro. Aconsejo por tanto utilizar un teleobjetivo medio (24-70) y dejar los teleobjetivos largos(70-200) solo para intentar sacar detalles o abstracciones 

 

p2

 El cohete principal se queda fuera de encuadre

Para mí la calidad de unas fotografías de fuegos artificiales se aprecian cuando observamos en ellas colores, cuantos más colores veamos mejor expuesta estará la toma ( salvo obviamente en aquellos cohetes que son solo de color blanco o dorado). Los azules son también para mí otro de los parámetros de calidad pues son un color complicado, si expones poco no se aprecian, si expones mucho, se queman y por tanto se ven blancos. Es por ese mismo motivo que salvo en las excepciones citadas se deben ver colores y no formas blanquecinas.

p3

Fotograma sobreexpuesto que provoca color blanco

Llegados a este punto nos queda el tema de la velocidad de exposición. Para tomas simples ya comenté que utilicé los 8 segundos. Pero para otras tomas utilicé el modo bulb o "B" de la cámara procurando calcular mentalmente el tiempo que llevaba de exposición. Os peguntaréis ¿porqué mentalmente?  ¿ no marca la cámara el tiempo que lleva exponiendo? ¿aunque sea que no se vea por la altura u otro motivo? no se puede usar un reloj o móvil? La respuesta es que en la fotografía analógica o al menos en mi Canon P30 e existía un modo de disparo multiexpoxición. Ajustabas unos valores predeterminados, por ejemplo f8 1/125 con una película de ISO 400 y mientras tú no lo deseabas todas las tomas se realizaban sobre un solo fotograma. Por tanto era fácil obtener tomas nítidas, espectaculares y con muchos cohetes en la toma. En digital al menos en las cámaras que he poseído hasta ahora esa posibilidad no existe. Por tanto selecciono el modo bulb, disparo y con una cartulina negra voy tapando el objetivo en los momentos que no quiero que el sensor capte nada, como el espacio entre cohete y cohete, cohetes que estallan en el mismo sitio, etc pero sin pasarme del tiempo máximo de exposición que he medido para los edificios, por tanto he de medir mentalmente el tiempo que tengo exponiendo sin tapar el objetivo.

Espero que os haya sido de utilidad, y que os animéis a realizar estas tomas y descubráis las múltiples posibilidades de diversión y artísticas que nos proporcionan. 

Todas las fotos de esta serie están realizadas utilizando el standar Only raw, es decir solo tiene de proceso informático el ajuste de contraste y el enfoque

Consejos

  • La presencia de reflejos permite darle un interés al primer plano.
  • Si puedes incluir las siluetas de personas también da una presencia a ese primer plano.
  • Utiliza encuadres abiertos y teleobjetivos medios.
  • Experimenta y busca tomas creativas.
  • Si posees un teleobjetivo largo intenta conseguir abstracciones.