Publicado por el ago 26, 2015 en El blog de Lujó | sin comentarios

La Cisterna Basílica es una de las múltiples cisternas que hay en Estambul. Las cisternas son depósitos que se construyeron para que la ciudad tuviera reservas de agua en caso de ser atacada. Otro nombre (bastante más atractivo) con el se conoce la cisterna es "Palacio Sumergido".

La Cisterna Basílica fue construida en tiempos de Justiniano I (527-565) para abastecer al Palacio Bizantino. El emplazamiento (al que debe su nombre) fue el subterráneo de una basílica de la que hoy no queda nada.

Para llenar la cisterna se recurría a los acueductos de Valente (aún existente) y de Adriano. Estos acueductos recibían el agua de los Bosques de Belgrado, a unos 20 kilómetros de Constantinopla.

Su fama ha hecho que sea uno de los monumentos más masificados, junto con Topkapi, y su bajísimo nivel lumínico que las fotografías resulten casi imposibles, pues al pasearnos por una pasarela de madera, ni siquiera se pueden realizar con un trípode y larga exposición pues la pasarela tiembla 

  • escalera de entrada, no se permiten fotos
  • paseando por la pasarela
  • las carpas que te acompañan

Y para entender mejor la basílica os recomiendo escuchar esta audioguía

  • cola de entrada
  • placa explicativa
  • escalera de entrada, no se permiten fotos